Fábula El pastorcito mentiroso

Esta fábula pertenece a los clásicos de Esopo. Nos enseña sobre la mentira y sus consecuencias.

Dicen que la palabra tiene poder… -Un pastorcito, un lobo, y unos cuantos aldeanos-.

Thomas se encontraba cuidando sus ovejas como de costumbre; las contaba una y otra vez para asegurarse que todo marchara bien. Pero, aburrido entre pasto y lana, se le ocurrió la idea de hacer una broma a los aldeanos. Creyéndose muy astuto, comenzó a gritar desde su rebaño:

– ¡El lobo! ¡El lobo! Por favor ayúdenme…

La gente del pueblo enseguida se preocupó. Velozmente dejaron sus actividades pausadas, y subieron a la colina. Al llegar, notaron que se trataba de una falsa alarma. El pequeño solo se sumergió en una pícara risa, y dijo:

– ¿En verdad se lo creyeron? Solo era una broma.

Todos molestos ante lo acontecido, se miraron los unos a los otros con denuedo, y volvieron a retomar sus labores.

– Creo que no le enseñaron valores en su casa a este muchacho. Dijo uno de los aldeanos.

Días después, Thomas volvió a decir con voz fuerte:

– ¡Ayuda! ¡Ayuda! ¡Mis ovejas corren peligro!
La gente comenzó a discutir, no sabían si creerle o no. Aun así, tomaron la decisión de asomarse al rebaño.

– ¿Dónde está el lobo? Preguntaron.
El pequeño ahogado entre su risa, no lograba contestar. Se trataba de otra de sus jugarretas.

– Nos ha hecho nuevamente perder el tiempo. ¡Vámonos de aquí! Dijo uno de los de los presentes.

Tiempo después, el pastorcito observó a lo lejos un lobo. Tuvo terrible miedo, tanto que grito:

– ¡Socorro! ¡Socorro!¡El lobo! ¡El lobo!

Esta vez, nadie respondió a su llamado. El lobo devoró todo el rebaño, y el pequeño se salvó por pura suerte al trepar a un árbol. Apenas se fue el animal, bajó al pueblo y preguntó:

– ¿Por qué me abandonaron? He perdido todas mis ovejas, y por poco termino yo también en la boca del lobo.
En respuesta, un hombre dijo:

– Nos mentiste antes. Es difícil confiar en alguien que no es sincero desde el inicio.

Moraleja: Di siempre la verdad, y las personas depositarán su confianza en ti.

1 comentario en “Fábula El pastorcito mentiroso”

Deja un comentario