Fábula Los tres ositos

Esta fábula corta con animales tiene la moraleja de ser agradecido con quien nos ayuda.

Osita, Oso y Osito, vivían juntos en su casita del bosque. Eran tres hermanos que se querían mucho, pero había un problema. El único que hacía las labores de la casa era Osito, pues los otros dos preferían zanganear.

Los amigos de Osito regañaban a éste, diciéndole que no debía dejarse tomar el pelo por Osita y Oso. – ¡Pobrecillos! – se lamentaba Osito -, si no saben ni siquiera doblar una manta. Me da pena de ellos; por eso hago yo todas las cosas de la casa.

-Sí, sí. Tu fíate de ellos y verás – le advertía uno de sus amigos.

Poco tiempo después, llegó a oídos de Osito una sorprendente noticia. Osita había ganado un concurso por su inteligencia y Oso era el animal más fuerte del bosque de entre los de su especie.

Osito se sintió muy herido y decidió darles su merecido. Cogió un tambor, se dirigió a su casa y comenzó a tocar y divertirse durante horas enteras.

Osita y Oso, sorprendidos al principio, aterrados más tarde, vieron que Osito no les hacía la comida. Muertos de hambre le lloraron y suplicaron que dejase de tocar; le prometieron que, a partir de ahora, le ayudarían siempre en todas las tareas de la casa.

Osito accedió a esta proposición, y desde ese día los tres hermanos se repartieron por igual los trabajos del hogar.

Moraleja: Es mejor no abusar de quien nos ayuda desinteresadamente.

10 comentarios en “Fábula Los tres ositos”

Deja un comentario