Fábula El sol y las ranas

Esta aleccionadora fabula de La Fontaine nos habla sobre el egoísmo y el obstáculo que representa en muchas ocasiones para llegar a nuestra meta.

Las ranas se encontraban muy angustiadas y atemorizadas. Por ello, decidieron hacer un consejo de ranas.

El sol había informado que cambiaría su rumbo y que a partir de ahora solo alumbraría y calentaría la tierra por seis meses durante el año. Advirtió que los otros seis meses reinaría un ambiente frío y oscuro.

Todas las ranas en el consejo se hacían preguntas muy preocupadas.

-¿Y ahora que será de nosotras?- Preguntaban sin encontrar respuestas- Las charcas quedarán sin agua, los ríos se secarán.

-No podremos tendernos panza arriba a tomar el sol y entrar en calor. Morirán los insectos que son nuestro alimento ¡Esto no puede ser! Debemos alzar una protesta contundente.

Sin pensarlo más comenzaron su protesta, elevando sus quejas. En un momento sintieron una voz que les respondía:

-¿Solo les interesa que el sol deje de calentar y brillar durante todo el año, por su propio beneficio?

Las ranas se miraron entre ellas confundidas y respondieron:

-¡Claro! ¿Por qué tendríamos que querer que lo haga por alguien más?

Moraleja: El egoísmo solo nos aleja de nuestros objetivos.

1 comentario en “Fábula El sol y las ranas”

Deja un comentario